¡Gracias Soledad!

Hola!
Estimada y apreciada Soledad!
Es preciso en esta oportunidad,
agradecerte por tan grata compañía.
Y aunque sienta que no es tan grata algunos días,
esos en los cuales, me invaden crueles melancolías...
Debo valorar tus esfuerzos, por cuidarme en las noches frías,
por abrazarme fuerte cuando huye de mí la alegría,
esos momentos oscuros cuando más reniego de tu tan cautivadora
y honesta amabilidad.

Tú muy bien debes entender mi querida soledad,
lo difícil que resulta aceptar la realidad.
Esa que sin intenciones,
da muerte a muchas ilusiones
Marchitando lindas flores,
sin tener siquiera un poco de piedad.

Pero hoy quiero darte gracias... Muchas gracias de verdad
Porque en esos ratos contigo... En ti encuentro mi personalidad
Y pese a tantas tormentas, entregas también la paz.
Gracias por enseñarme que en ti hay felicidad...


Comentarios

Entradas populares de este blog

La Vida se parece a esto:

Sólo espero un milagro